galopedigital.es

Doma y Equitación

El Galope

En primer tiempo del galope a mano izquierda.
En primer tiempo del galope a mano izquierda.

Las ayudas para la salida al galope

lunes 15 de junio de 2020, 22:04h

Cuando el caballo sepa hacer paso reunido, recto, ligero y activo, podrá partir al galope con la ayuda más mínima. ¡Con un caballo bien domado podrás partir a galope solo con “pensarlo”!

EL GALOPE

El galope es un aire de tres tiempos, con la siguiente secuencia:

  • Un posterior, primer tiempo.
  • Bípedo diagonal, segundo tiempo.
  • Anterior restante, tercer tiempo.
  • En el galope a la derecha, la secuencia es posterior izquierdo, posterior derecho conjuntamente con la mano izquierda, y finalmente la mano derecha.

Si el galope es correcto, independientemente de la fase de la secuencia, las extremidades de soporte no deben cargarse de forma desigual. Por ejemplo, en la fase diagonal, tanto el posterior como la mano diagonalmente opuesta, deben repartir el peso por igual. La secuencia del galope debe mantenerse en todo momento. El galope se vuelve defectuoso cuando se pueden escuchar cuatro tiempos, por ejemplo, cuando al posterior interior pisa el suelo antes de la mano diagonalmente opuesta (la exterior). En tal caso (a veces provocado por una reunión incorrecta) el caballo pierde impulsión y no galopa hacia delante.

Un alto grado de verdadera reunión en el galope es signo de buen entrenamiento.

El caballo se mueve con belleza, parece más alto y está relajado. El tercio anterior se vuelve majestuoso, el posterior está flexionado. Las ayudas del jinete se vuelven invisibles; el jinete acompaña y apoya al caballo.

La secuencia del galope: aquí el caballo galopa a la derecha

El caballo se mueve con libertad y por tanto puede realizar todos los ejercicios: círculos, serpentinas, cambios de pie, ejercicios en dos pistas, piruetas, y galope prácticamente en el sitio.

Para llevar un caballo joven hasta el galope reunido hace falta técnica, paciencia y habilidad: es una labor fascinante.

LAS AYUDAS PARA LA SALIDA AL GALOPE

¡Existe mucha controversia sobre este tema! ¿Hay que usar ayudas diagonales o laterales? ¿La mano o la pierna interior o exterior? Este debate pierde de vista el punto clave. Para pedir galope, lo más importante es aliviar y aligerar la parte interior del caballo. Actuar con la pierna interior o la exterior es mayormente cuestión de tacto y el momento preciso.

Un resumen de las ayudas básicas para la salida al galope:

  • Dar soporte a la espalda exterior del caballo con la rienda exterior y dar libertad a la espalda interior.
  • Mantener la flexión con la rienda interior.
  • Poner peso por igual sobre ambos isquiones, pero trasladando un poco más sobre el estribo interior.
  • Pedir galope atrasando la pierna exterior, de modo que el talón está en línea con la cadera, y tocar al caballo suavemente.
  • Mantener la pierna interior sobre la cincha y usarla después de la partida a galope.

¿Cómo se consigue esto con un potro? Al poco tiempo de iniciar su monta, el caballo sabrá salir al galope libremente desde el trote. Ahora debe aprender a salir al galope con las ayudas del jinete, incluyendo la voz y la fusta.

Reunir el trote un poco más y empezar a posicionar las ayudas para partir a galope (atrasar la pierna exterior y el hombro interior ligeramente, pesar sobre ambos isquiones, mantener contacto estable con ambas manos).

  • Por el lado menor de la pista, justo antes de la esquina, tocar con la pierna exterior.
  • Al mismo tiempo tocar la espalda interior suavemente con la fusta de doma y con la voz pedir “¡Galop!” (El caballo ya conoce este comando del trabajo a la cuerda).
  • Pedir salidas al galope a ambas manos.
  • Cuando el caballo sepa salir al galope con facilidad desde el trote, proceder de la misma manera desde el paso.
  • Después variar el lugar de la pista donde pedir el galope.
  • Progresivamente abandonar el uso de las ayudas de voz y de la fusta y pasar alas ayudas clásicas del asiento y las piernas.

Mis consejos para la salida al galope:

  • Se debe preparar la salida al galope con sumo cuidado.
  • Cuando el caballo sepa hacer paso reunido, recto, ligero y activo, podrá partir al galope con la ayuda más mínima. ¡Con un caballo bien domado podrás partir a galope solo con “pensarlo”!
  • Si el caballo entra la grupa y se tuerce, hay que mantener la pierna interior puesta para controlar el posterior interior, evitando que el caballo se mueva en dos pistas.
  • Si el caballo mantiene la rectitud, usa la pierna exterior ligeramente detrás de la cincha. No atrases la pierna demasiado, la posición exacta depende del caballo. Antes de dar la ayuda de la pierna, aparta las piernas ligeramente del caballo.
  • Practica las salidas al galope con rigor. Busca la relajación y la perfección. No aceptes salidas pobres o incorrectas. Al contrario, vuelve al paso, piensa, y empieza de nuevo: así es como podrás mejorar la fluidez de tu caballo para salir al galope.

Con un potro que está aprendiendo:

  • La salida al galope a menudo causa excitación en un caballo joven. Debes volver a tranquilizarlo al paso – calmarlo, hacer otro ejercicio y empezar de nuevo.
  • Al conseguir varios trancos de galope o un círculo completo, vuelve a hacer una transición al trote, cede las riendas y acaricia.
  • Si el caballo empieza a galopar con demasiada energía, no te opongas al movimiento: síguelo suavemente, mantente relajado y estable mientras lo acaricias. Pide el galope antes de una esquina para estabilizarlo.
  • Mantén tus ayudas moderadas – no pidas demasiado, ni demasiado a menudo.

Texto y Fotos: La Equitación de Arthur Kottas editado por Grupo Lettera, S.L. (en cursiva)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios