galopedigital.es

Doma y Equitación

Mis consejos sobre el trote (II) por Arthur Kottas

Mis consejos sobre el trote (II) por Arthur Kottas

Cadencia, impulsión, transiciones y alargar los trancos

lunes 25 de mayo de 2020, 18:06h
Hay que complacer al caballo permitiendo que ponga toda su energía y alegría en su trote. Simplemente hay que controlar su equilibrio y la puesta en mano y sobretodo…no dejar que pierda el ritmo y la relajación. Leer más…

Mis consejos sobre el trote (II)

La cadencia

  • En el trote siempre hay que controlar el ritmo. Sin ritmo no hay belleza.
  • Cada caballo tiene su propia cadencia, su “música interior”: debes sentir la música de tu caballo y dejar que se exprese.
  • Al buscar la cadencia correcta, no se debe confundir la lentitud con la vagancia, ni la velocidad con la impulsión – esto es un grave error.
  • Muchos caballos van demasiado rápidos al trote: se ponen tensos, acortan el tranco y pierden la relajación. Avanzan muy poco. Comprueba si no deberías trotar más lento, manteniendo la impulsión: hay que buscar un tranco elástico, rítmico y poderoso.

Impulsión (propulsión hacia delante)

  • Hay que buscar un óptimo empuje hacia delante que permita que el caballo se mantenga relajado, conserva la amplitud del tranco y el movimiento hacia delante a través del dorso.
  • No hay que confundir la impulsión y la velocidad.
  • Al trote ante todo hay que buscar equilibrio y relajación para poder desarrollarla impulsión. De esta forma resulta mucho más eficaz, y menos cansado que apretando las piernas a cada tranco. Si se mantiene la pierna o la espuela constantemente puesta contra el caballo, acabará frenando y se pondrá tenso. Al contrario, hay que aplicar la pierna suavemente con toques rápidos.
  • La impulsión del trote (y de todos los demás aires) es el resultado del estado mental del caballo – el deseo de avanzar.
  • Hay que saber alternar periodos de descanso, de trote y de paso. Asimismo hay que saber cuándo trotar al caballo en la mano y redondo, o trotar con riendas largas.
  • Lo esencial es mantener un buen equilibrio, un ritmo estable, tener al caballo controlado y permitirle estirarse hacia delante y hacia abajo al alargar las riendas.

Transiciones

  • Prepara el caballo debidamente para las transiciones paso/trote y trote/galope, por ejemplo, partir al galope en una esquina es más fácil de comprender para el caballo.
  • Nunca salgas a galope desde el trote en un círculo si el caballo no está correctamente incurvado y en la mano.

Alargar los trancos

  • Al trote medio el caballo debe alargar su perfil.
  • Al trote largo hay que permitir que el caballo alargue la línea superior y adelante la nariz; acompañar y empujar con la parte inferior de la espalda y adelantar las manos en dirección a la boca del caballo, hacia delante y hacia abajo.
  • Pide que alargue con una ayuda contundente de las piernas – pero siempre asegúrate de aumentar la impulsión antes de pedir un alargamiento.

Trote reunido

  • Intenta ganar en elevación lo que pierdes en longitud para reunir al caballo.
  • Reúne el caballo progresivamente. Consigue una milésima de reunión cada día y habrás conseguido el trote reunido en cuestión de tres años! Es broma, pero piensa en ello.

Texto y Foto: La Equitación de Arthur Kottas editado por Grupo Lettera, S.L. (en cursiva)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios