galopedigital.es

Noticias

Los empresarios de bien, abandonados por el presidente Pedro Sánchez

Los empresarios de bien, abandonados por el presidente Pedro Sánchez

Los españoles deben temer más al Gobierno que al COVID-19

martes 31 de marzo de 2020, 11:18h
¿Qué mal ha hecho este país para merecer a este, estas y estos individuos, que conforman el actual gobierno? Desde que su partido lo echó y con su virtud del enredo volvió, no dejamos los españoles de sorprendernos por sus nefastas e improvisadas decisiones. En su obnubilada mente de trolero y trilero, siempre trata de sorprender a propios y extraños, aunque con sus locas ideas fomente el odio y enfrente a gentes de diversas ideológicas y estratos sociales. Sánchez no tiene el carisma preciso para liderar y mantener la confianza de un país como España. Leer más…

Este escrito tiene el claro objetivo de hacer público el descontento, que diariamente me hacen llegar amigos y conocidos, tanto autónomos y empresarios como trabajadores por cuenta ajena, sometidos por las arbitrarias y caprichosas actitudes adoptadas por Pedro Sánchez. Este alcanza ya el máximo nivel de incompetencia, con las decisiones tomadas en estos difíciles tiempos que nos han tocado vivir por la pandemia del coronavirus asesino, que azota al mundo entero desde el pasado diciembre.

Siguiendo el símil del libro Sentir Ecuestre, editado por Grupo Lettera en 1999 y escrito por Luis Ramos-Paúl, donde el maestro, tanto con la pluma como con los caballos, nos dejó unos relatos cortos, en los que desglosaba los sentimientos que él tenía en las distintas facetas de su vida, como es natural, siempre relacionados con su vocación hípico-ecuestre: Ser maestro, Ser alumno, Ser caballo, Sentirse Jinete, Sentir la Voz, etc., así hasta diecisiete capítulos en total.

Sirva el sentir de máxima preocupación del que suscribe este artículo, sobre la desgracia que ha traído a muchas miles de familias, tanto de aquí como de fuera, el COVID-19. También el sentimiento de rabia, por cuantas improvisaciones y despropósitos nos anuncia Pedro Sánchez, a los que no se acostumbra ni el más optimista de los mortales. Además, por el desastroso panorama de futuro al que nos está conduciendo, con unas incomprensibles medidas claramente de interés para él y para los suyos. ¡Aviso a sus adláteres y fieles, hasta que le seáis necesarios!

Ser, sentir, sentirse, es un estado de ánimo actual y de convencimiento en general, que me atrevo expresar de manera abierta, por si contrastándola con otros sentimientos de nuestros lectores, pudiéramos hacer pensar a personas que pueden estar confundidas, por el salvaje avasallamiento diario de políticos en nuestros hogares a través de los medios de comunicación. Por tanto, este es el SENTIR SOCIAL de Joaquín Fernández Cepedello:

Ser español es algo que solo se siente cuando ves alzar la bandera, sentir el himno u oyes con interés alguna alegría o pena de algo que ocurre en cualquier punto de nuestro territorio. Hay quien dice que este sentir es de las derechas.

Ser emprendedor es una sensación de que tienes que hacer ineludiblemente algo que sientes y que condiciona tu vida y la de los tuyos. Para que se realice con éxito este sentimiento se tiene que ser muy cauto.

Sentirse autónomo y empresario es sentir que tienes una idea y que quieres construir algo, siempre aportando prosperidad. El trabajo por cuenta propia da libertad e imprime un marchamo de estilo y forma de vida. Lo de que “solo ganas tú” es de frustrados y envidiosos.

Ser austero, “el que guarda, haya” sería su máxima. Es un sentir que si no se tiene, se debe adquirir. Antagonista, derrochón, que es el que malgasta dinero que no es suyo. Delito si este es de todos y público.

Ser mentiroso, ególatra y prepotente son sentimientos que con la dosis justa están ahí, pero que en demasía repele a los demás, sobre todo cuando con esta manera de ser se acarrea desastre de diversa índole. "Aló presidente".

Sentirse correveidile es ser un bien mandado. En general, también llamados barrigas llenas. Son la voz de su amo. Hoy, esta clase prolifera en la política, en los cargos públicos y en aquella manera de vivir del “quiero pero no puedo”. Este sentimiento anula personalidades y convierte a los que lo profesan en botarates.

Ser libre es amar la vida, para ello no se puede estar indefinidamente lastrado a nada ni a nadie. Se trata de acatar normas de interés general en distintos ámbitos de la vida, aunque no estemos de acuerdo, con el ánimo de mejorarlas o cambiarlas. La libertad es un sentimiento muy buscado y anhelado, incluso a veces parece que se posee, no siendo así. Muchos líderes la esgrimen, para una vez conseguida, esclavizar aún más a sus seguidores.

Este es un artículo abierto, si quieres colaborar con definiciones de tu cosecha con las entradas Ser, Sentir, Sentirse, aquí tratadas, no lo dudes y envíamelas a [email protected].

Desde aquí, mi mayor deseo de que salgamos próximamente de esta enrevesada y atípica situación. ¡Cuidaos mucho, por favor!

Texto: Joaquín Fernández Cepedello - Presidente de Grupo Lettera, S.L. / Foto: Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios