.
12 de agosto de 2020, 3:28:03
NOTICIAS

NOTICIAS


La Cuadra Naniná manda en los hipódromos de España

Enrique Beca e Hipodamo de Mileto, un tándem vencedor


La Cuadra Naniná, de la que es propietario el sevillano Enrique Beca Borrego, lleva tiempo siendo una referencia en las carreras de caballos “TURF”. Sin irnos muy lejos en el tiempo, recordamos los éxitos conseguidos por algunos de sus ejemplares desde 2016, como el doblete en San Sebastián por SHEHAB e INTERLAKEN; las dos victorias consecutivas en el Memorial Javier Piñar, una por FALAK en el Gran Hipódromo de Dos Hermanas (Sevilla) y la brillante irrupción en los hipódromos de España y Francia del hijo de Falcó y La Atalaya, HIPODAMO DE MILETO. Leer más…


El interés de esta redacción está en saber más sobre La Cuadra Naniná y conocer mejor a los dos artífices que están haciendo que esta cuadra sea una clara referencia de éxito en el Turf Internacional. El equipo formado por su propietario Enrique Beca y el preparador José Calderón, además de por los espléndidos jockeys, seleccionados para cada carrera y caballo, están viviendo una experiencia inolvidable, que hoy en día se ve reflejada en su protagonista HIPODAMO DE MILETO.

Este ejemplar de La Cuadra Naniná fue nombrado mejor caballo y mejor fondista en 2018. El Jockey Club Español le otorgó el máximo nivel entre los ejemplares de larga distancia, con un 46. En 2019 HIPODAMO DE MILETO fue ganador del Memorial Duque de Toledo, segundo en la Copa de Oro de San Sebastián y gana el Gran Premio en el Centenario de La Zarzuela, donde Enrique Beca recoge el trofeo de manos del alcalde de Madrid, Martínez-Almeida. Otro dato a destacar de lo conseguido por este ejemplar son los más de 300.000 Euros, que desde 2016 ha aportado con sus victorias a La Cuadra Naniná.

Hipodamo de Mileto ganando el Gran Premio de San Sebastián en 2018

Pero como todo en la vida no iba a ser “miel sobre hojuelas”, el pasado día 5 de julio, luchando por la cabeza en el Gran Premio de Madrid 2020, este ejemplar se lesionó y va a estar durante algún tiempo fuera de los hipódromos.

Y ahora, ¿qué expectativas tienen los responsables y cuál es el futuro de La Cuadra Naniná? De esto, de otras particularidades y de las claves de su éxito es de lo que queremos que nos hablen Enrique Beca y José Calderón.

- Sr. Beca, ¿nos puede decir cómo empezó su afición a los caballos de carreras y alguna anécdota de sus principios?

La afición comenzó de niño ya que mi padre tenía una cuadra de caballos de carreras en los años 60, sus estrellas fueron La Trianera y La Busaca. Aparte, en todo mi entorno de amigos se respiraba el mundillo de las carreras, tanto es así que fui uno de los fundadores de la Peña Hípica El Búcaro, la más antigua de España actualmente.

- Cuéntenos, ¿desde cuándo está disfrutando de las victorias de su cuadra y cuál ha sido la más importante para usted?

En los 30 años de vida de la Cuadra Naniná, la primera victoria fue con un caballo llamado Mender Boy, en el Hipódromo de Pineda. En esa época la cuadra era de 20 amigos capitaneados por Fernando Piñar y poco a poco se fueron cayendo los componentes hasta quedar Fernando, Pedro Gutiérrez y yo, al poco tiempo ya me quedé solo.

Enrique Beca con su hija Fátima recogiendo el Premio Villamejor

Las victorias que más ilusión me han hecho fueron, por supuesto, la primera de la cuadra: el Gran Premio de Sanlúcar con Juggler y últimamente el gran Premio de Madrid en 2019 con Hipodamo de Mileto, pero, sin duda, la carrera que más ilusión me ha hecho ha sido la del Memorial Javier Piñar Hafner, hijo de mi gran amigo Fernando Piñar y que lo gané en 2 ocasiones.

- Sobre sus ejemplares ¿cuáles han sido sus caballos más importantes y por qué son de su predilección?

Pues, la verdad es que hay muchos importantes y cada uno por distintos motivos: Mender Boy porque fue el primero; Quintus Decimus porque fue el primer ganador en Francia en un Gran Premio; Juggler, ganador del Gran Premio de Sanlúcar de Barrameda; Ken Dancer fue ganador del Gran Premio de Sevilla y segundo en la primera Mijas Cup; y, por supuesto, Hipodamo de Mileto, ganador de los premios Veil Picard, Villamejor, Villapadierna, Corpa, Gran Premio de San Sebastián, Gladiateur y Gran Premio de Madrid.

Hipodamo de Mileto corriendo los 2.800 en el Hipódromo de La Zarzuela 2017

- ¿Qué razas de caballos habitan en su cuadra y cuál es su preferida para el Turf?

Sin duda los Pura Sangre Inglés, que son la cuna y la esencia de las carreras de caballos.

- ¿Qué bondades debe tener un jockey para usted y de qué nacionalidades son estos?

Más que bondades, tienen que tener buena cabeza y muy buen sentido del paso para tener un buen recorrido. Los mejores para mí son los ingleses y los franceses, porque montan todos los días 4 y 5 carreras y sobre todo porque lo hacen sobre caballos de muy buen nivel.

- Denos su opinión sobre si ha existido o existe el binomio perfecto en el turf?

En las careras, bajo mi punto de vista, existen dos binomios muy importantes: uno es el caballo/jockey; y otro imprescindible es propietario/entrenador, si una de estas cuatro componendas no funciona, mal camino tenemos.

El propietario homenajea por su trayectoria al entrenador

José Calderón, entrenador de la Cuadra Naniná, nos aclara:

- Sobre la genética de la cuadra y el caballo perfecto nos dice…

El caballo perfecto, yo creo que es todo aquel que en un principio esté bien domado, asimile todo lo que se le exige en los entrenamientos, que viaje bien, que tenga buena cabeza y que no tenga problemas en ninguno de los trazados, ni en arena ni en verde, ni a mano derecha ni a mano izquierda, eso sería lo que digamos el caballo perfecto.

- Lo que debe tener un jockey campeón es…

Un jockey campeón, lo primero que debería saber es el caballo que lleva debajo, tiene que conocer también el trazado de la pista para llevar al caballo a la victoria, luego tiene que saber también lo que es el sentido del paso de una carrera, saber si se va muy rápido, si se va muy lento y luego tiene que tener cabeza y saber decidir en décimas de segundo para coger la buena línea y poder llegar a ganar una carrera.

- Sobre nuestros hipódromos…

Cada hipódromo es distinto, hay que saber el trazado, cada uno tiene sus peculiaridades. De los pocos que se conocen aquí en España existe Madrid que es un hipódromo donde las distancias se hacen largas para los caballos y luego está San Sebastián, que con la misma distancia del metraje pues se les hace más corto a los caballos por el tipo de trazado que es.

- Para ganar en las apuestas hay que tener en cuenta…

Dependiendo del tipo de carrera un apostante tiene que mirar qué tipo de carrera es, qué condiciones tiene, el peso, el jockey, las distancias, los valores de los caballos, todas esas condiciones.

- ¿Dónde debe sustentarse un propietario de caballos de carreras, sus esfuerzos y objetivos para no caer en desánimo?

Solamente en una cuestión: ¡AFICIÓN! si no hay afición nunca seas propietario, porque dinero no vas a ganar casi nunca y dolores de cabeza todos los del mundo y sinsabores, ya ni te cuento.

Enrique Beca recoge el trofeo del Centenario GP Villa de Madrid de manos del alcalde Martínez-Almeida, en presencia de su amigo Fernando Piñar

- ¿Tiene relevo para HIPODAMO DE MILETO?

Pues sí, tenemos a la hermana de Hipodamo de Mileto que se llama Valtierra. Debuta el día 5 de agosto en Burdeos y pinta muy, muy bien, ojalá se parezca un poquito a su hermano.

- ¿A quién se dirigiría y qué diría para fomentar las carreras de caballos?

Sobre todo a la juventud, porque las carreras son un espectáculo impresionante y una vez que te enganchas, pasas unos momentos maravillosos. El mundo del caballo es muy bonito y el de las carreras para mí el mejor.

Enrique Beca agradece a Hipodamo de Mileto su victoria y este parece que responde

-Sr. Beca, nuestros mayores deseos de triunfo para su cuadra

Quisiera hacer una mención especial a una persona, que fue la gran artíficie de que un caballo como Hipodamo de Mileto haya sido durante dos años el mejor caballo de España y sea tan querido y admirado por todos los aficionados. Esta persona es Eduardo Olgado, que era mi entrenador en esa época. Él se empeñó en que criara con La Atalaya (madre de Hipodamo), la cual ha dado 5 hijos todos ganadores, y sobre todo a Hipodamo. Si Eduardo no hubiera sido tan pesado, seguramente nunca hubiera criado caballos de carreras, la pena es que murió un año antes del debut de Hipodamo, QEPD.

Texto Redacción/ Fotos: Cedidas por el entrevistado

Galopedigital.es.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  galopedigital.es